Las 6 características de una petición bien formulada

gatito“Si somos claros con respecto a lo que queremos es probable que lo consigamos”.  Utilizo esta frase de Marshal Rosenberg para abrir mi post de este mes, para que nos de luz sobre cómo pedimos las cosas en nuestro día a día.  Parece sencillo, sí, cada día pedimos decenas de cosas, cientos tal vez, y lo mejor es que la mayoría pensamos que somos “super claros” en cómo lo hacemos, y que probablemente sean los otros los que “no nos entienden”. La realidad nos muestra que tal vez, no lo hagamos tan bien.

A mí nadie me enseño a pedir de pequeño. ¿A tí si? De bebes llorábamos por no tener otro recurso (“el que no llora no mama”), de niños la mayoría de las veces que pedíamos nos decían que no, y cuando queríamos atención la mejor estrategia era pelearse o hacer algo “fuera de las normas” para que nos atendieran.  O alguno recuerda decirle a su madre: “mamá, hoy me siento algo triste y solo y me gustaría que te quedaras conmigo diez minutos mas”.  Si afirmativo, merece toda mi admiración, ¡enhorabuena! En mi memoria busco, pero va a ser que no, a mi nadie me enseñó esto de pedir como con fórmulas. Yo tampoco me preocupe de aprenderlo. Supongo que por habito o por supervivencia natural, aprendí a pedir como buenamente pude.  Si me lo daban bien, si no, se discutía, o, en el mas común de los casos te aguantabas.

Podemos elaborar diferentes hipótesis:

  • No pedimos porque no nos gusta que nos digan que no por respuesta (nos sentimos rechazados)
  • No pedimos porque creemos que tenemos súper poderes para hacerlo todo solos
  • No pedimos porque no queremos molestar (“pedir pa na es tontería”)
  • No pedimos porque pensamos que es sinónimo de decir “no sé, no tengo, no puedo” y antes muerto que sencillo (ese “egorgullo” suicida.. qué peligro tiene)

Aunque puede haber mucho de todas ellas, prefiero hoy dar unas pautas sobre el COMO hacerlo, y no el porqué o para qué no lo hacemos. Una chuleta sacada de muchas referencias de libros sobre la #CNV y #Coaching.  Seis características por si os ayudan a empezar a practicar distinto para obtener resultados distintos.  Y ademas unas pautas extra para el que quiera pueda entrenar “desde casa”.

  1. Las peticiones deben estar DIRIGIDAS A UNA PERSONA ESPECIFICA. No es lo mismo decir “tu tendrías algún problema en… ? que “¿alguien podría ayudarme
  2. Deben referirse al MOMENTO ACTUAL. Dime si quieres hacer el informe, y no, ¡a partir de ahora harás el informe!
  3. Por favor, CONCRETA.  “Dime si quieres hacer el informe” y no “ayúdame”.  Si quieres que te haga feliz, por favor explícame cómo debo hacerlo de manera específica. Es complicado concretar pero también para los demás responder a nuestra petición si ni siquiera nosotros lo tenemos claro.
  4. Exprésala en lenguaje POSITIVO. Esta frase en si misma es una petición en positivo vs. “No empieces la petición con un NO” o “evita las negaciones”.  Además, aprendí de un buen maestro @BorjaCoach que cuando pides con frases tipo “No entregues tarde el informe” caemos en una triple negación:
  • niego a la persona y socavo su autoestima (y su confianza)
  • pongo el foco en la acción desaprobada (entregar el informe tarde),
  • oculto la solución (entregarlo a tiempo)

5.  Pide cosas FACTIBLES. Como dice Anne Van Stappen: ¡pedir lo imposible es la mejor manera de no conseguir nada!

6.  Pide dando LIBERTAD. No es lo mismo pedir desde un: “¿Pedro tendrías algún problema en ..? que desde un: “Pedro quiero que tu…”

Cuando fui consciente de cómo pedia yo (trabajo  y familia), casi me echo a llorar… SOCORRO ¡cuánta energia derrochada haciéndolo como lo hacía!  Superado el trance, me propuse “arremangarme” y empezar a practicar sabiendo que realmente es una tarea muy complicada: desaprender lo aprendido.

Adaptarse a las seis características cuesta, pero algunas mas que otras.  Yo he ido entrenando y doy fe de la dificultad y de los tropezones permanentes (lo de ser positivo y concreto poco a poco pero se me va dando mejor).  Pero sin duda, para mí la más dificil y con la que todavía me debato a diario con mis creencias arraigadas de cuna es la ultima, sobre todo con mis hijos .  Pedir dando libertad.  Esto es, pedir sin exigir.  Para lograr que los demás confíen en que les estamos pidiendo con libertad, y no exigiéndoselo, debemos indicarle de alguna manera que solo queremos que hagan lo que pedimos si realmente desean hacerlo. PALABRA CLAVE: LIBERTAD.

Las peticiones se interpretan como exigencias siempre que las personas que las reciben temen ser objeto de recriminaciones o castigos si no acceden a satisfacerlas”  parafraseando a Marshal.  Esto me lleva al liderazgo dictatorial muy presente todavía en compañías y familias.  Sabemos que exigimos y no pedimos con libertad cuando detectamos que las reacciones son de rebelión o de sumisión.  Tambien podemos saber cuándo hemos exigido, cuando al recibir un NO, nos sale un reproche o hacemos un chantaje emocional hacia esa persona (“qué egoista, tu siempre igual.. ” por ejemplo, ¿os suena?).

A nadie nos gusta que nos exijan.  sin embargo hacemos muchas peticiones camufladas de exigencias.  Si pedimos para manipular, influir, modificar una conducta o salirnos con la nuestra, hay un riesgo alto de que a pesar de conseguir lo que queramos, la relación se rompa.  Desde la Comunicación NoViolenta se entiende que pedimos a los demás para enriquecer nuestras vidas, desde la buena voluntad y la solidaridad.  Nuestro primer propósito debiera ser CUIDAR DE LA RELACION y mantener la CALIDAD de nuestras relaciones, más allá de conseguir lo que queremos.  Y ahí está el quid de la cuestion.  Esto en muchas empresas puede sonar a “musicas celestiales”, también con nuestras relaciones personales.  Pero recuerda que si antes de pedir aparecen pensamientos tipo…

“Debería haber llegado antes, tendría que hacer lo que le pido, merezco que me traten mejor, tengo motivos para hacer que se queden mas tiempo, tengo derecho a descansar más, merezco una subida salarial…..” tu petición estará cargada de juicio, y la persona que lo reciba, se pondrá a la defensiva.  Desde ese lugar, que es desde donde nosotros también nos ponemos al escuchar exigencias, será ardua tarea reconducir la conversación.

Una de las asistentes a los desayunos de @CoachingandYou que hace poco tuve la suerte de impartir sobre este tema me dijo: “Loreto, pues yo hay ciertos temas que pienso seguir exigiendo” – A lo que le contesté: “me parece fenomenal, si te da resultados y sientes que a la vez que exiges tu relación no queda rota, adelante”.  Siempre hay alternativas distintas para cada uno que pueden funcionar.

No se pide.  O se pide de forma que empeora la relación.  La petición es el lugar idóneo para cortar la relación  (del tipo que sea). Para pedir se requiere toda una ACTITUD y energía para la CONEXIÓN, LA UNION Y EL ACERCAMIENTO* (Pilar de la Torre)

Si pedimos con la intención de conectar antes que de actuar, las 6 características irán llegando poco a poco, con paciencia y perseverancia. Hacer una petición es al fin y al cabo SER PROACTIVO y coger las riendas de nuestra vida (A.v.S)

Y para terminar una petición: Lector/a, me encanta reflexionar junto a tus comentarios y cada vez que me llega uno a mi blog me emociono un montón ¿tendrías algún problema en decirme en qué áreas o con qué personas se te ocurre que puedes empezar a practicar las peticiones de esta manera y así compartirlo juntos? :-)

(Feliz semana “pedidores” y gracias por vuestro tiempo una vez más)

Etiquetas: , , , , , , , ,

COMENTARIOS

  • tannia bayas on septiembre 21st, 2015

    ES MI TECLADO ? O ALGO PASA QUE ESCRIBO EN MINÚSCULAS Y SE ENVÍA COMO MAYÚSCULAS Y LO CONTRARIO :(, MIL DISCULPAS.

  • tannia bayas on septiembre 21st, 2015

    mE HA ENCANTADO ESTE ARTÍCULO, LO PONDRÉ EN PRÁCTICA POR QUE A MI ME CUESTA MUCHO, principalmente con mi pareja que quiero que me adivine las cosas :) , gracias por compartirlo.

  • diamantina centeno on junio 21st, 2015

    Me ha encantado tu articulo, muchas gracias por compartirlo y hacernos caer en cuenta de que si pedimos bien, obtendremos mejor!! Feliz verano

    • Loreto Laguna Segurola on junio 21st, 2015

      Gracias a tí por tu comentario! Son los pequeños “secretos” de la Comunicación NoViolenta que me tienen fascinada, qué difícil es pedir bien – a practicar toca :-) Feliz arranque del verano para ti también!!

  • Susana on julio 19th, 2014

    Loreto, siempre es un placer leerte. Añadiría una cosa que en el fondo está entre todo las características que cuentas para que sea más evidente, al menos para mi: decir lo importante que es para ti lo que estas pidiendo. A mi, me ha dado muy buenos resultados explicar por qué es importante para mi lo que estoy pidiendo hasta en la cola de la pescadería. Recuerdo que cuando empecé a practicar peticiones me fui a la pescadería a pedir que me cortarán una pescadilla de una forma determinada. Se lo expliqué al pescatero y le dije que por qué era importante para mí. Nunca antes me habían preparado la pescadilla tan bien.

    • Loreto Laguna on julio 21st, 2014

      Un gran punto Susana, mil gracias por esta aportación tan valiosa! Es cierto que cuando además y como dices explicamos el porqué o el para qué necesitamos algo, el nivel de conexión del que lo recibe, es mucho mayor, siendo su recepción a la petición mucho más abierta. La próxima vamos al mercado juntas y practicamos, que rica esa pescadilla :-)

DEJE UNA RESPUESTA A tannia bayas Cancelar respuesta

OTROS POSTS

conCedeCoaching.com

Copyright © 2015. All rights reserved - Alojado en Webempresa